RSS
  • Veracruz de Milton Nacimiento

    19. Feb. 2009, 4:38


    Ahora que, como todo, también llega de Europa la moda de mirar de reojo a los inmigrantes, como si Chile y América Latina no fueran un producto total de mestizajes continuos, es valioso advertir la fuerza y la belleza de las mezclas de todo tipo que logran excelencia y nos dicen mucho sobre nosotros mismos en la música. Mi propia colección de música es un verdadero colage de los más diversos estilos y orígenes musicales. Desde el jazz a la ranchera, desde la salsa al flamenco, desde el tango a la música árabe, y muchas otras más. Pero no sólo eso, sino que muchos de mis músicos se mezclan entre ellos mismos, como Martirio con Jerry González, Tomatito y Michel Camilo, Ella Fitzgerald con Jobim, y Jobim con muchos otros. Bueno, la onda de los duetos nos han traído cosas maravillosas. Pero una de las mezclas más logradas es Veracruz de Milton Nacimiento, donde lo acompañan fenómenos de la talla de Hirbie Hancock y Pat Metheny. La fuerza originaria de folklor indo africano de Nacimiento con lo mejor del jazz. Todo el álbum es una mezcla entre brasil y el pop americano, pero ese tema destaca, evoca, siempre descubres un sonido o un instrumento nuevo. Es antiguo, de 1994, yo lo conozco desde 1996. Pero lo visitom periódicamente. Milton Nacimiento
  • Remezclar música de Perú

    12. Feb. 2009, 2:57


    Afro Novalima
    Cholo soy
    Hace dos años, camino a México, hice escala en Perú y me encontré con dos trabajos musicales emparentados por la innovación que, aunque es un claro giño a los argentinos gotan project y bajo fondo, logra resultados encantadores. A medida que se escucha y repiten las pistas de temas tradicionales del Perú remezclados con bases electrónicas y participación de clásicos de la música de ese país, se van haciendo más queribles, simpáticos y aparece la riqueza de su música. Me refiero a Novalima, una selección poderosa de ritmos afro peruanos y a Cholo Soy, Peruvian Waltz Chillout, de Jaime Cuadra. Los dos hacen una propia versión del tradicional regresa, pero casi todos los temas nos transportan a la memoria de toda la vida aesa música que junto con México y Argentina están en la esencia de nuestra imaginación romántica. Son más que recomendables. Entretenidos, irónicos, bien logrados, sorprendentes, diversos. Como para conocerlos y aprenderlos.
  • Niño Josele - Paz (2006)

    7. Jan. 2008, 4:00

    Un amigo descubrió sus raíces judías un día entrando a una sinagoga. Sin tener la menor idea de ascendencia hebrea tuvo una iluminación que lo marcó y lo llevó a investigar y descubrir un parentesco cercano. Por mi parte, hasta ahora vivo convencido de mis raíces profundamente chilenas. Debo tener de español la mezcla de algún conquistador buscando los últimos saldos del nuevo mundo aquí en el sur, donde no había oro ni imperio.

    Pero es cierto que cada lugar, calle, aroma o sonido que viví en España, hace ya siete años, me eran tan familiares que me mercaban a cada paso. Así me sucedía en las escalinatas de infinitos escalones de algún rincón de la ciudad amurallada en Cáceres, de la cual cada noche emergía el quejío de un cante que ocasionalmente se acompañaba de una guitarra igual de melancólica. Era sencillamente estar en casa. Así como de indio, cuánto sangre árabe, judía y gitana correrá por nuestras venas.

    Los nuevos discos en su mayoría no me atrapan a la primera. Debo escucharlos, saborearlos, masticarlos, y de apoco descubrir sus sabores, sus reminiscencias, lo que me quieren decir. Me costó algún tiempo encantarme con José Mercé, Enrique Morente, con el mismo Camarón, y también con alguna cosa nueva de los Habichuela o Carmona.

    Con el disco Paz de el Niño Josele fue distinto. Escarbando regalos de navidad en la Feria del Disco, en su versión Feria Mix, me encontré con esta joya y desde sus primeros acordes me atraparon para escucharlo así infinitas veces. Las versiones de este honaje flamenco a Bill Evans, los arreglos, las intervenciones de virtuosos del jazz como Joe Lovano y Jerry González, o la maravilla de voz de Estrella Morente, son para repetirse muchas veces. Toda la nostalgia en la versión de I do it for your love, con Freddy Cole (hermano de Nat King Cole). Este tema lo conocí en el disco de Herbie Hancock, Posibilities. My Foolish Heart. Para qué seguir, hay que escucharlo, disfrutarlo. Para enamorarse. Es otro tesoro descubierto inventado por la magia de Fernando Trueba, ahora fungiendo de productor musical.

    I Do It For Your Love (Paul Simon)

    We were married on a rainy day
    The sky was yellow
    And the grass was gray
    We signed the papers
    And we drove away
    I do it for your love

    The rooms were musty
    And the pipes were old
    All that winter we shared a cold
    Drank all the orange juice
    That we could hold
    I do it for your love

    Found a rug
    In an old junk shop
    And I brought it home to you
    Along the way the colors ran
    The orange bled the blue

    The sting of reason
    The splash of tears
    The northern and the southern
    Hemispheres
    Love emerges
    And it disappears
    I do it for your love
    I do it for your love

    Niño JoselePazI do it for your loveflamenco,jaz
  • Sueña la Alhambra

    21. Dez. 2007, 23:21

    Hace algo más de un año escribí sobre Enrique Morente y su disco Lorca, que para mi es el que más me ha conmovido de los trabajos que conozco de flamenco desde que me adentré en esa cultura, asistiendo a conciertos, visitando tablaos y fiestas populares, con algunas lecturas y haciéndome de una colección inicial de cds.

    Hay cosas preciosas y originales de Camarón (especie de Gardel del flamenco), de la familia Carmona (habichuelas y ketamas), fusiones de la familia Amador o Chano Domínguez, con su piano, Remedios Amaya ha hecho lo propio con su recuperación hacia el flamenco. En muchas de estas creaciones aparece Carles Benavent, el bajista catalán que acompañó a Camaron y en las innovaciones setenteras de inigualable Paco de Lucía. Pero Morente tiene una profundidad de raíz flamenca pero también de remembranzas clásicas, en que une poesía, una voz poderosa, ritmo de distancias insolubles armonizados con cohesión mágica, e invitados de maravillas, como las Voces Húngaras en Lorca, y ahora en su último trabajo Sueña la Alambra, Pat Metheny, la Camerata Libertango y su hija Estrella Morente, pura magia de voz, interpretación y preciosura mediterránea.

    La verdad es que el disco nuevo no cala a la primera, es algo intelectual, pero una vez rumiado, sentido, comienza a emerger la magia de este brujo creador granadino (te baja el duende decía una amiga extremeña), quizás el más clásico innovador del flamenco.

    Donde habite el olvido

    Luis Cernuda

    Donde habita el olvido,
    En los vasos jardines sin aurora;
    Donde yo solo sea
    Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
    Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.
    Donde mi nombre deje
    Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
    Donde el deseo no exista.
    En esa región donde el amor, ángel terrible,
    No esconda como acero
    En mi pecho su ala,
    Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.
    Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
    Sometiendo a otra vida su vida,
    Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.
    Donde penas y dichas no sean más que nombres,
    Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
    Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
    Disuelto en niebla, ausencia,
    Ausencia leve como carne de niño.
    Allá, allá lejos;
    Donde habite el olvido.



    Enrique Morentesueña la alhambradonde habite el olvidosueña la alhambra,enrique morente,flamencoEnrique MorenteSueña La AlhambraDonde Habite El Olvido
  • La leyenda del tiempo

    21. Dez. 2007, 22:48

    Lo primero que recuerdo de aire flamenco fue el concierto de Paco de Lucía en San Francisco con John McLaughlin y Al Di Meola. Entonces, me costó asumir el flamenco cantado, salvo esas variedades fiesteras como Gipsy King o Azucar Moreno o los creativos y fusionados Ketama.

    Todo cambió en España, cuando asistí a los primeros tablaos en que una gitana se tiraba una canción de la Rocío Jurado en versión capela y ponía los pelos de punta, o en una capilla medieval de piedra en Extremadura me emocionaba con los cantes más puros del flamenco, muchos de ellos a puro eco de la inglesia. Es eso estaba cuando llegó a mis manos, vía una buena amiga de Badajoz, el disco que más me ha impresionado del flamenco, de voz de Enrique Morente, un "granaíno" de los más clásicos del flamenco moderno. La obra se llama Lorca y está basada en una serie de poemas de Federico García Lorca. Es una mezcla de aires de los más diversos, a veces me recuerda Brasil, pero también trae el coro de Voces Húngaras. Aquí quiero destacar La Leyenda del Tiempo.

    Hay otra versión de este poema, de Camarón de la Isla, que marcó toda una revolución en el flamenco. Camarón es todo un innovador en su arte, como lo propio es Morente y el mismo Lorca, pero camarón también es como un Gardel. Hizo famoso en el mundo el flamenco y se convirtió en un mito al morir demasiado joven. Hay muchos que dicen que Camarón "canta cada día mejor". Podemos hablar mucho más de flamenco y todas sus aristas, como podemos ver condesado en estas líneas, ya lo haremos. Por ahora, quería ofrecerles este poema La leyenda del tiempo...

    LA LEYENDA DEL TIEMPO

    El sueño va sobre el tiempo
    flotando como un velero.
    Nadie puede abrir semillas
    en el corazón del sueño.

    ¡Ay, cómo canta el alba, cómo canta!
    ¡Qué témpanos de hielo azul levanta!

    El tiempo va sobre el sueño
    hundido hasta los cabellos.
    Ayer y mañana comen
    oscuras flores de duelo.

    ¡Ay, cómo canta la noche, cómo canta!
    ¡Qué espesura de anémonas levanta!

    Sobre la misma columna,
    abrazados sueño y tiempo,
    cruza el gemido del niño,
    la lengua rota del viejo.

    ¡Ay, cómo canta el alba, cómo canta!
    ¡Qué espesura de anémonas levanta!

    Y si el sueño finge muros
    en la llanura del tiempo,
    el tiempo le hace creer
    que nace en aquel momento.

    ¡Ay, cómo canta la noche, cómo canta!
    ¡Qué témpanos de hielo azul levanta!

    Para saber más de flamenco:
    flamenco-world
    esflamenco.com
    apaloseco.com
    Enrique MorenteEnrique MorenteLorcaLa leyenda del tiempo