Crónica Motörhead (19.12.2010)

RSS
Weiterleiten

23. Dez. 2010, 16:53

Dom 19 Dic – Motörhead, Atlas

Crónica disponible en rafabasa.com

Después de 35 años de trayectoria y cientos de conciertos a sus espaldas queda muy claro que MotÖrhead es mucho más que una banda de , probablemente no estén en el selecto grupo de dinosaurios del género, esa lista que se enuncia de carrerilla con los nombres de Zeppelin, Purple, Sabbath.. pero sin duda son una banda mítica y Lemmy Kilmister es un incono cultural que trasciende al .

Quizás por ese motivo, y aunque la formaciòn nos ha acostumbrado a visitarnos de manera periódica en esta interminable gira que en que han convertido su carrera, las entradas de la sala madrileña se habían agotado semanas antes de la fecha del evento sin importar que el precio de las mismas estuviera, con los consabidos gastos de emisión, cerca de los 40 euros, pero es que no siempre tenemos la posibilidad de ver un show de la banda de Manchester en un recinto cerrado como La Riviera.

Además la organización tuvo a bien obsequiarnos con un grupo con el que redondear la noche y optar por la calidad de unos veteranos que tienen aún mucho que decir.

Atlas es la banda de Manolo Arias (Bella Bestia, Niagara, Muro, Ñu…), Angel Arias (Niagara, Barón Rojo..) y José Martos (Niagara, Barón Rojo…) que junto con la estupenda labor de su vocalista Ignacio Prieto supieron sobreponerse a un juego de luces pobre y al sonido algo mermado para disfrutar de la oportunidad de tocar ante una audiencia tan numerosa y homogénea que permaneció atenta a los cuarenta minutos que estuvieron sobre las tablas desarrollando las canciones de su nueva obra "Contra Viento y Marea" (que también cuenta con una versión cantada en inglés) y que sonaron magistralmente ejecutados en la línea que separa el melódico de los 80 con el más clásico.



Arrancaron con "Nosotros somos la revolución" de su disco debut y ese aire a lo "Sangre Azul" en melodías y coros que define claramente su sonido.

Estáticos en sus puestos, algo reducidos por el backline de MotÖrhead, dejaron espacio sin embargo para que Ignacio Prieto se moviera de manera incesante sobre el escenario, gesticulara, incitara a las primeras filas a acompañarle con las palmas o coros (como en "El Impero de la Ley" donde demostró la calidad y calidez de su voz) e incluso apoyó con una segunda guitarra en "Abriendo los Ojos" o "No necesito a Nadie", con un gran punteo de Manolo Arias, que sonó más americana y cercana a los Bon Jovi de su etapa clásica.

No hubo lugar para las baladas de sus trabajos y se centraron en temas más cañeros como "Contra Viento y Marea" o la apocalíptica "2040" con su ritmo veloz y fuertes agudos vocales que brillaron mucho más que en su versión en cd y donde hicieron una parte musical central que sirvió para un punteo de guitarra excepcional cuyas escalas clásicas evocaron a Yngwie Malmsteem por la velocidad a la que fue ejecutado.



Dejaron un gran sabor de boca y para los que, como yo, no habíamos tenido la oportunidad de verles en directo, la necesidad de hacernos con sus dos trabajos, lo que confirma que supieron aprovechar la ocasión de tocar junto a un gran combo internacional (algo que ya han repetido anteriormente con gente como Gotthard, Europe o Alice Cooper). Una gran banda con una de las mejores bases rítmicas del género en nuestro país, un guitarrista de altísimo nivel y un cantante con una voz llena de matices y recursos para meterse al público en el bolsillo. La combinación es la idónea, ahora solo les falta un poco de fortuna.

"We are Motörhead and we play ", se que Rafa no me lo va a permitir pero por mi parte y después de esta frase que Lemmy enunció al principio y final del show yo no escribiría nada más en esta reseña.

Y es que dentro de esta aseveración se resume de manera clara el sentimiento de una formación que a lo largo de casi cuatro décadas ha sabido posicionarse de manera firme en el mercado y sobrevivir a los vaivenes de la industria, y los propios gustos del público, ganándose el aprecio y la admiración de heavys, punks, grunges o new metaleros.

Pocas veces se puede apreciar el nivel de excitación de la audiencia, que llenó hasta arriba La Riviera, como cuando se apagaron las luces, los tres músicos salieron tranquilamente al escenario, y toda la sala comenzó a gritar y corear el nombre de la banda con total nerviosismo.

Sobre las tablas Lemmy con muy buen estado físico a sus casi 65 años (los cumple el día de Nochebuena) y vestido con sombrero sudista se aproximó a su micro inclinado para comenzar con "We Are Motorhead" una auténtica avalancha de canciones y emociones escupidas por un equipo de sonido a volumen ensordecedor, aunque menos sucio y borroso de lo que este recinto nos tiene acostumbrados, y con el único apoyo visual de un telón con la portada de su última obra y un backline en el que el bajista contaba con 3 amplificadores (2 de ellos de guitarra que emitían un sonido grueso, potente y distorsionado capaz de sostener rítmicamente las canciones en los momentos en que Phil Campbell se ocupa de los solos), unos inmensos monitores laterales de refuerzo y pantallas de graves extras en el frontal del escenario.



En la arena un público donde se mezclaba gente muy joven y veteranos de mil batallas todos ellos perfectamente uniformados de riguroso negro y camisetas con el logo de la banda o de estética motera, que se comportó de manera ruidosa, como reconoció el bajista antes de iniciar "Over The Top".

Lemmy impresiona de cerca, sobre todo para los que como yo no le habíamos visto en directo con anterioridad, es alto, delgado y sus rasgos son duros. Mira con desafío y frialdad a los fotógrafos, seguro de su status, y se acerca cuando la canción se lo permite al borde de las tablas para que el público le pueda ver claramente.

18 temas en apenas hora y media de concierto con un repertorio en el que no se olvidaron de sus canciones más clásicas pero tampoco del motivo de esta gira, la promoción de su nueva obra The World Is Yours, que acaba de ser editado y del que interpretaron dos cortes: "Get Back In Line" y la feroz "I Know How to Die" (con uno de los mejores solos de guitarra de la noche) y que estructuraron un show que comenzó rabioso y rápido, sin apenas pausas entre las interpretaciones, dando la razón a aquellos que los califican como "Los Ramones del " y algo más relajados en su segunda mitad en la que el Sr Kilmister se mostró muy comunicativo y de buen humor aunque su característica voz ronca y cazallosa impidió que se entendiera en muchos momentos lo que nos quería contar.



Para esta última fecha de su gira europea de presentación no ofrecieron ninguna novedad sobre el set list que han venido desarrollando y echaron mano de sus discos clásicos como Motorizer de la que sonaron la efusivamente acogida "Rock On" con toda la sala haciendo los coros, y de manera consecutiva la rítmica "The Thousand Names of God", separadas por un pequeño solo de guitarra de Phil Campbell sobre un pregrabado de teclados. También las seminales ·"Stay Clean" y Metropolis" del OVERKILL (más de 30 años llevan publicadas) en la parte inicial del show o "The Chase Is Better Than the Catch" con un solo de wah wah (que posicionó en el centro del escenario para poder controlarlo desde fuera de su posición) muy bien trabajado a cargo de Campbell, que cambió varias veces de guitarra aunque la Les Paul blanca y la Explorer (las dos con la cinta hasta las rodillas) se llevaron la mayor parte del protagonismo.

Una parte importante del éxito de esta formación, que lleva junta ya 15 años y por todos sus fans es considerada como la clásica, recae en la inmensa pegada de su batería Mikkey Dee que simplemente estuvo brutal. Ya había leído (y visto en las grabaciones en dvd) acerca de su calidad pero en directo impresiona por la fuerza con la que golpea, moviendo los brazos de manera ostensible tras un inmenso kit de batería que no permite vislumbrarle desde el público, y que dio una lección en la rockera "One Night Stand", lleno de clásico, el doble bombo inicial de "In The Name Of Tragedy" (increíblemente duro y potente) que desembocó en un solo variado, aunque algo extenso, con un efecto de luz fluorescente sobre los bombos muy llamativo y una cortina de humo disparada contra el techo que bajaba rápidamente ocultando durante un par de segundos todo el escenario y se desvanecía con rapidez, o en "I Got Mine" donde la caja sonó más seca y fuerte para acentuar un gran punteo de Phil.



Claro que una banda tan veterana manejó los tiempos e intensidades del show con maestría y dejó bajar unos instantes la intensidad en los solos para culminar con una descarga incendiaria en la que "Just Cause You Got The Power" en el más puro estilo MotÖrhead, "Killed By Death" que desató la locura en la sala desde el primer acorde con toda la audiencia dejándose la voz con el solo acompañamiento del bajo en el estribillo final o "Ace of Spaces" que pateó los culos de los presentes hasta poner a bailar a todo el mundo dejaron el escenario en solitario.

No hubo que rogarles mucho para que volvieran a salir y remataran la faena con un speedico y agresivo "Born To Raise Hell", después de agradecer a los presentes su fidelidad y presentar a la banda y acabar con la deseada "Overkill", probablemente la canción que muchos elegirían para dejar este mundo con clase y mala hostia, y que se hizo acompañar con destellos constantes y rápidos de los flashes de luces dando lugar a una imagen infernal en la que las tres figuras se movían con velocidad.



MotÖrhead no hicieron prisioneros en Madrid como acostumbran siempre y dejaron con una sonrisa de oreja a oreja a todos los asistentes que dieron por bien empleado su dinero al ver a unos mitos de la música que en vez de continuar arrastrándose por los escenarios con el único escudo de su leyenda se empeñan en seguir editando buenos discos y ofrecer conciertos enérgicos y poderosos. Visto el nivel en que se encuentran en estos últimos tiempos y la capacidad que conservan para hacer morder el polvo a cualquier banda que se atreva a tocar con ellos (como hicieron con Metallica en el pasado Rock in Rio) queda claro que queda MotÖrhead para rato. Por nosotros que no quede, yo al menos ya estoy contando los días para su próxima cita con Judas Priest en nuestro país en 2011.

"They Are Motorhead and They Play Rock And Roll"

Texto y fotos: Fran Cea

Setlist:
* We Are Motörhead
* Stay Clean
* Get Back In Line
* Metropolis
* Over the Top
* One Night Stand
* Rock Out
* Guitar Solo (Phil Campbell solo guitarra)
* The Thousand Names of God
* I Got Mine
* I Know How To Die
* The Chase Is Better Than the Catch
* In the Name of Tragedy (solo de batería)
* Just 'Cos You Got the Power
* Going to Brazil
* Killed by Death
* Ace of Spades
Bises:
* Born to Raise Hell
* Overkill

Kommentare

  • juanito306

    si señor, perfecta crónica de lo que allí ocurrió. para un primerizo en Motorhead como yo, el ver de cerca a Lemmy, Mikkey y Phil, escuchar esos temas tan adorados y disfrutar de una descarga tan brutal fue emocionante. Ojalá volvieran pronto! Felicidades, Lemmy.

    24. Dez. 2010, 11:29
Alle Kommentare anzeigen
Sage etwas. Melde dich bei Last.fm an oder registriere ein neues Benutzerkonto (es kostet nichts).