Blog

RSS
  • After the glitter fades

    2. Aug. 2009, 2:26

    So I discovered Post-Rock a few days ago.

    Post-rock, in a nutshell, is taking all sorts of music that were not meant for rock instrumentation and, well, add to it rock instrumentation. I know it sounds rather baffling, and quite trivial, but I assure you: the results I've seen such a mangling produces are out of this world.

    Take for instance Mooncake: Yuan won't let me lie to you guys: a band consisting of two guitars, a cello and drums isn't exactly what Virgin is looking for, but the moment you listen to stuff like Rain in the Ashtray you're sent spiraling down into musical bliss.

    There's also Mono (don't be frightened by the apparent ambiguity of that link) and their album Hymn To The Immortal Wind. There's so much emotion spilled into that album that you're left wondering where is it that you can get moar.

    In other news, Susan Calloway sang for a second time Memoro de la Ŝtono - Distant Worlds. The poor quality video that a fan uploaded (whom I want to track down and kill because I'm an envious little twat) is the only evidence of this jewel. Let's be honest: Susan's version of "Distant Worlds" is way, way, way better that every other version of the song, including Izumi Masuda's. I'm left wondering how is it that Susan isn't really that famous...
  • Hay lobos en el salón del trono II

    2. Mär. 2009, 16:55

    Si de intuir se tratara, entonces la mayoría de nosotros estaría de acuerdo en que no es posible una determinación ascética de nuestros propios gustos. Un deseo reprimido de volver a la pureza nos bastaría para desencadenar una serie de acciones sumamente emocionales que repercudirían en nuestro consciente colectivo.

    Nuestro consciente colectivo. Esa desagradable sensación de pertenecer a un plan urdido por una especie de demiurgo emocional.

    Hay sin duda estructuras en las que nos podemos basar para emitir juicios. Se trata de fabricar posiciones a gusto del cliente. Como dos homo sapiens en un subibaja perpetuo, tratando de remontarse hacia arriba uno a expensas del otro.

    Entre tanto, la cuestión radica en nunca olvidar que ante todo hay que pasarla bien con el subibaja.
  • Hay lobos en el salón del trono

    27. Apr. 2008, 18:10

    Se trata de aprender a masticar todo lo que te ponen el plato...

    En realidad comienzo a encontrar algo más profundo en lo que escucho. Ayer me la pasé con un tipo que jura que no hay nada fuera de lo mainstream y recordé los viejos tiempos, cuando yo solía ser así. Aún lo soy, más o menos, pero las ventajas de conocer gente que sabe más que uno son evidentes.

    Mi hermano ahora oye reguetón requesón. Cáigale el cielo en la cabeza. Lo peor es que se trata de ese lento proceso de retroalienación, donde la aceptación popular se esmera en enredarlo a uno como una de esas hiedras que amorosamente se arriman a un árbol. Lo lamento mucho por él. No digo que yo sea completamente inmune a la influencia ajena (que, en primer lugar, fue la que me trajo a last.fm), el problema es que a fuerza que ver que hay muchos otros que gustan del requesón, cosa que no ocurría antes pues nuestra esfera musical era más bien compacta, se cree que, después de todo, no está tan mal. Y si a eso agregamos que gana aceptación con creer saber que el requesón es bueno...

    We reap what we sow supongo.